Constructora Ramírez de Tuxtepec estafa a damnificados del Istmo.

Edicion Impresa

La constructora realizaba trabajos en diversas poblaciones de la región del Istmo.

 

ASUNCIÓN IXTALTEPEC.-

José Nieto

 

“Derivado del terremoto del pasado 7 de septiembre del año pasado, un gran número de familias fuimos afectadas al perder nuestra vivienda, por ello, buscando reconstruir nuestro patrimonio contratamos los servicios de la constructora Ramírez, propiedad del Ingeniero Luis Gerardo Ramírez Díaz, quien terminó defraudándonos”.

 

Ivón Cabrera Benítez, originaria de esta comunidad, explicó que, luego de diversas pláticas, logró firmar un contrato con el representante legal de la empresa, con sede en la ciudad de Tuxtepec, en donde este último se comprometió a construir una vivienda de 42 metros cuadrados por la cantidad de 150 mil pesos.

 

En el citado contrato se estipula que, la vivienda deberá ser entregada totalmente concluida, incluyendo, puertas, ventanas, muebles de baño, pintura, entre otros detalles, por lo que, la obra inició el pasado 7 de mayo del presente año.

 

Pero, de manera sorpresiva la obra fue suspendida en días pasados sin argumento alguno, los trabajadores fueron despedidos, y el propietario de la constructora Luis Gerardo Ramírez Díaz hasta la fecha desapareció de esta población.

 

La denunciante explicó que, ha tratado de contactar al representante legal de la constructora, pero no les recibe la llamada, lo ha buscado por varios medios y tampoco ha logrado tener un acercamiento.

 

“Los trabajos quedaron en obra negra, nada más coló el techado y se fue, la casa no tiene piso, repello, instalación eléctrica, ventanas ni puertas, y también le falta el baño, es por ello que, hemos temado la determinación de proceder legalmente en contra de la constructora por el incumplimiento del contrato”.

 

La entrevistada explicó que, este problema inicio hace doce días, y no ha podido contactar al encargado de la obra, acción que le preocupa ya que, no tienen una vivienda en donde poder resguardarse de las inclemencias del tiempo.

 

“Estamos viviendo con familiares, nos urge que terminen nuestra casita, porque no vamos a estar molestando a la gente toda la vida”.