Huyen las inversiones de la Heroica Juchitán

Edicion Impresa

A poco más de nueve meses del terremoto los empresarios continúan olvidados por la federación.

 

JUCHITÁN.-

José Nieto

 

Iriana Misari Toledo Santiago, integrante de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), lamentó que la situación crítica generada posterior al terremoto del pasado 7 de septiembre, este provocando la “Fuga” de inversiones en la ciudad.

“Anteriormente, a pesar de la problemática social que prevalecía, los empresarios sobrellevábamos la situación, al grado de cumplir con nuestros objetivos, e íbamos avanzando, posterior al terremoto, todo colapso”.

Detalló que, posterior al terremoto las ventas y objetivos que se plantean cada año, y van restructurando con el paso de los meses cambio de manera total, al grado de que, algunos de sus compañeros han cerrado sus empresas y en consecuencia se incrementa el índice de desempleo.

“En la situación en la que estamos, generada por el alto índice de delincuencia, no permite la existencia de certeza para que los empresarios puedan invertir en Juchitán, por ello muchos compañeros están cerrando y se van a invertir a otro lugar, lo cual no deben de hacer, a pesar de la desesperante situación, y tratar de seguir invirtiendo en Juchitán”.

Explicó que, han tocado puertas, y hasta la fecha no tienen el apoyo de las autoridades, al grado de que varios empresarios, quienes perdieron sus negocios se reúsan a reconstruirlos.

“Basta hacer un recorrido del crucero de acceso, hacia el centro de la ciudad, y se podrá observar la gran cantidad de negocios que han cerrado”.

Al ser cuestionada con respecto a los apoyos otorgados por la federación y el Gobierno del Estado a los empresarios de la ciudad, posterior al terremoto, la entrevistada explicó que, ha sido casi nula.

Ya que, desde el principio los comercios, y empresas fueron excluidos de los apoyos otorgados por el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), argumentando que, iban a recibir un apoyo diferente al de la sociedad en general.

Pero, para sorpresa de los empresarios, solamente recibieron diez mil pesos, los cuales sirvieron para pagar un mes de renta de sus locales, además de otros pequeños beneficios en lo que respecta a los impuestos, que posteriormente debieron de pagar en su totalidad.

“Algo que nos pega a los empresarios, es el incremento de los impuestos y el comercio informal, mientras que, los que pagamos nuestras obligaciones nos han dejado en el olvido”, concluyó.