Ordenan libertad de cuatro implicados en Caso Iguala

Edicion Impresa

AGENCIAS

CIUDAD DE MÉXICO.-

Un juez ordenó la libertad de cua­tro detenidos por el ‘Caso Iguala’ que fueron relacionados con el cártel de los Guerreros Unidos, sin embargo, sola­mente uno podrá abandonar la prisión pues no tiene otras imputaciones en su contra.

Fue el titular del Juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales Fede­rales en Tamaulipas quien ordenó la liberación de Marco Antonio Ríos, “El Cuasi”; de Martín Alejandro Macedo Barrera, “El Becerro”; de Luis Alberto José Gaspar, “El Tongo”, y de Honorio Antúnez Osorio, “El Patachín”, por falta de elementos probatorios para un jui­cio en su contra.

De ellos, solo “El Tongo” podrá abandonar la prisión ya que, hasta el momento, no pesan sobre él otras acu­saciones por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), como sí sucede en los otros tres casos.

Apenas el pasado 4 de junio, un Tri­bunal Colegiado de Tamaulipas ordenó la creación de una Comisión de Investi­gación para la Verdad y la Justicia en el Caso Iguala y reponer el procedimiento a otros acusados por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, tras presumir que éstos fueron torturados por la PGR.

Y es que, por unanimidad de votos, los magistrados Mauricio Fernández, Juan Antonio Trejo y Héctor Gálvez am­pararon a los quejosos para reponer el procedimiento y requerir al Ministerio Público de la Federación que presente dictámenes elaborados por peritos in­dependientes que cumplan con lo pre­visto en el Protocolo de Estambul.

Los beneficiados con el amparo concedido por la justicia federal son María de los Ángeles Pineda Villa, Feli­pe Rodríguez Salgado El Cepillo, Salva­dor Reza Jacobo, Gildardo López Astu­dillo y Miguel Ángel Landa Bahena, pa­ra que se les reponga el procedimiento iniciado en su contra.

Lo anterior luego de que los inte­grantes del Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito determi­naran que hay indicios suficientes para presumir que las confesiones e imputa­ciones en contra de coinculpados fue­ron obtenidas mediante tortura.