Zoques en el olvido a nueve meses del fatídico terremoto

Edicion Impresa

Este grupo de personas tampoco han recibido apoyo gubernamental, por lo que, amagan con manifestarse en los próximos días.

 

SAN MIGUEL CHIMALAPA.-

José Nieto

 

A nueve meses del fatídico terremoto del 7 de septiembre, hasta el momento la ayuda gubernamental no ha llegado a este municipio, por lo que la reconstrucción de las viviendas dañadas está en manos de las familias afectadas.

Sergio Villanueva explicó que, los habitantes de esta comunidad zoque, vivieron horas de angustia posterior al terremoto, ya que la oscuridad reinó en su totalidad, debido a las fallas en la red del servicio eléctrico que duró por largo tiempo.

“Al poco tiempo del terremoto nos dimos cuenta que el agua del río Chiquito que pasa por el pueblo se había ido, solamente un chorrito veíamos en donde antes pasaban grandes cantidades de agua”.

El entrevistado explicó que, gracias a las fuertes lluvias que se registraron posterior al terremoto en la región del Istmo, el cauce del río Chiquito regresó hasta el 30 de octubre, lo cual fue un alivio para los habitantes de esta cabecera municipal.

Tras una misión de observación humanitaria, la organización Oxfam México advirtió que el reparto de despensas y el acceso a albergues se politizaron en este municipio.

“Nosotros exigimos a las autoridades del gobierno de Oaxaca que no nos discriminen, porque aquí también hubo afectaciones y daños, todos hablan de Juchitán y pueblos zapotecas, pero los zoques también estamos dañados, nuestras iglesias y casas se colapsaron”.

Señaló Filiberta Gómez, una de las damnificadas quien perdió su vivienda, pero la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), la catalogó solamente como daño parcial, mientras que a los familiares y amigos del presidente municipal les tocó pérdida total.

Los habitantes de las agencias municipales El Palmar y Río Grande, fueron evacuados por el ejército, debido a que, el manantial que nace de una cueva cercana estuvo arrojando agua caliente y el cerro vecino se fracturó.