Pamela Terán, mujer de ideales que dejó su legado en Juchitán

Edicion Impresa

Desde su organización “Juchitán Despierta”, despertó una sociedad que necesitaba un nuevo rostro. A través de sus fundaciones, apoyó también a niños con cáncer. 

 

Óscar Martínez
JUCHITÁN.-

 

La madrugada del sábado no se logró borrar la “sonrisa de Juchitán”. No, porque los ideales de la joven Pamela Itzamaray Terán Pineda, para un mejor futuro para su gente, aún se reflejan en el rostro de cada niño, cada joven, ama de casa y en los hombres que anhelan un verdadero cambio en la Ciudad de las Flores.

Pamela Terán, sólo tenía un sueño, hacer de su querido pueblo, Juchitán, un lugar seguro, de oportunidades para los jóvenes y realzar la dignidad de los juchitecos.

Pamela Terán no miró su alrededor nunca, sabía muy bien que el futuro estaba al frente, y que lo que ocurría en su entorno, no la mancharía nunca. Y nunca se manchó, se mantuvo firme con su proyecto de una sociedad más unida, organizada y con miras al desarrollo.

Médico de profesión, realizó diversos trabajos sociales en cada comunidad que le tocó prestar sus servicios, con un trato humano que siempre la caracterizó. Al concluir sus estudios en la ciudad de Puebla regresó a su natal Juchitán hace poco menos de 3 años, para atender a los más necesitados de manera gratuita y se unió a brigadas en múltiples agencias municipales.

Conformó la fundación MERAKI y el Club del Buen Vivir, una asociación que protege a las personas de la tercera edad.

Desde su organización “Juchitán Despierta”, despertó una sociedad que necesitaba un nuevo rostro. A través de sus fundaciones, apoyó también a niños con cáncer.

Apareció en el ambiente político como candidata ciudadana hace dos años y recorrió toda la ciudad y sus agencias. Para sorpresa de muchos, la presencia de Pamela fue grata para la sociedad, una sociedad ávida de justicia y sumida en la corrupción.

Con temple se puso de frente, al “tú por tú” con los poderosos, con los caciques que por años venían manteniendo a su pueblo sumiso y olvidado en el atraso.

Obtuvo 8 mil votos en un municipio donde organizaciones unidades para mantener el poder logran ganar elecciones con 15 mil votos, lo que la hizo valer ser Regidora de Energía en el ayuntamiento juchiteco, cargo del cual pidió licencia para unirse a la planilla de Hageo Montero López en la alcaldía por la Coalición PRI-PVEM-PANAL.

Para eso llegó Pamela, para darle un nuevo rostro a Juchitán, y lo logró, con cada sonrisa y abrazo sincero, pero sobre todo con propuestas para un mejor futuro para su gente, para los niños y jóvenes por quienes realmente quiso un Juchitán mejor.

Por todo ello, el candidato Hageo Montero López la arropó dentro de su proyecto y propuesta de gobierno, porque conocía de la capacidad de Pamela, de su vocación y de su temple.

La madrugada del sábado 2 de junio, no se logró borrar la sonrisa de Juchitán, porque la sonrisa de Pamela Terán es patente en el rostro de niños y niñas zapotecas, y será recordada siempre por los suyos, por aquellos que abrazó y por los que quiso un Juchitán despierto.