Apagones afectan actividades y provocan caos vial en el puerto

Edicion Impresa

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ

SALINA CRUZ.-

Los apagones que se resintieron en la región del Istmo afectaron operacio­nes bancarias, comerciales y activida­des como lavar y cocinar. También pro­vocaron caos vial al quedar sin electri­cidad los semáforos.

Desafortunadamente, la Canaco lo­cal no lleva un control de sus socios afi­liados y desconocen las pérdidas en los comercios por los apagones que dura­ron más de tres horas este martes.

La falta de energía eléctrica tam­bién se resintió en la red de agua pota­ble, informó el administrador, Darío Toledo.

Agregó que el bombeo y rebombeo se suspendió por seguridad, se “paró” el sistema, “el trabajo de abastecer la ciudad fue suspendido para evitar da­ños al equipo. Pasado el mediodía las operaciones para abastecer con agua potable a la ciudad se fueron restable­ciendo.

En los cruceros, la falta de educa­ción vial fue evidente, ante la falta de señalización los automovilistas inten­taban cruzar. “Nadie respeta el uno por uno, todo a queremos pasar y en ese afán terminan obstruyendo el paso”, reveló Sergio González, automovilista. En los restaurantes, los propietarios re­sintieron la falta de energía. Sin el aire acondicionado los comensales opta­ban por no entrar. “El calor está inso­portable y encerrados sin clima nadie aguanta”.

“No pudimos hacer más que un gui­sado para la comida del día, los apara­tos como la licuadora, horno, no los pu­dimos utilizar. La comida debería estar a la 1 pm y va quedar después de las 2, nadie nos repone las pérdidas”, mani­festaron.

En ese sentido, también las amas de casa no pudieron hacer sus actividades “Ni comida hice, tuve que comprar un pollo asado y el desayuno puro sánd­wich y arroz con leche, no hubo estufa esta mañana”, manifestó a su favor, Fa­biola Ramírez.

En el Hospital con Especialidades no hubo mayores problemas, las plan­tas de emergencia suministraron de energía las áreas del hospital sin con­secuencias.