“Prefiero vivir con miedo que morir de hambre”, Comerciante juchiteca

Edicion Impresa

Comerciantes del exterior del mercado 5 de Septiembre no aceptan ser reubicadas, aun ante el riesgo del colapso del edificio comercial.

 

JUCHITÁN.-

José Nieto

Ante el riesgo de un posible colapso del mercado 5 de Septiembre de esta ciudad, las comerciantes establecidas sobre la calle 2 de Abril, se niegan a ser reubicadas, aun cuando su vida está en constante riesgo por las malas condiciones en las que se encuentra el edificio en mención.

“Si se cae el mercado, pues aquí me quedo, no puedo ir a otro lado, días después del terremoto de septiembre del 2017, nos mandaron a vender a otro lugar, pero nos fue mal, por eso regresamos a cuidar el lugar de nuestros puestos”.

A sus 82 años, de los cuales 70 ha sido comerciante, Juanita Santiago Hernández relató que, fue testigo de diversos desastres naturales de gran magnitud, a pesar de ello, llega diariamente a vender sus frutas en el puesto establecido frente a la sucursal de una cadena de tiendas con presencia a nivel nacional.

“Claro que tenemos miedo todos los que vendemos en la parte trasera del mercado, por eso poco a poco nos hemos ido acercando a la banqueta de enfrente, los ingenieros encargados de la reparación del mercado han venido a vernos, nos han dicho que es un riesgo estar cerca, que se puede caer el mercado, pero no estamos dispuestas a perder el espacio que por años hemos trabajado”.

Faustina Tolentino Morales, explicó que, sus compañeras comerciantes están dispuestas a reubicarse de manera provisional sobre la calle 2 de Abril entre Efraín R. Gómez e Hidalgo.

Pero, exigen un documento firmado por la totalidad de los Regidores que integran el Cabildo Municipal, en donde se establezca que, al término de los trabajos de remodelación del mercado, se les permitirá regresar a sus espacios.

Por su parte Rosalinda Jiménez, representante de las comerciantes establecidas en el exterior del mercado 5 de Septiembre, explicó que, han tenido diversas reuniones con los encargados de las obras, y funcionarios municipales, y les han informado que, sus representados no forman parte del nuevo proyecto.

Quienes les han explicado que, en el proyecto de remodelación no fueron tomados en cuenta sus puestos, ya que, se le dará una nueva fachada al lado poniente del edificio, es por ello que, sus compañeras se niegan a reubicarse.

La propuesta de las autoridades es que, las comerciantes del exterior se reubiquen en los mercados zonales de la ciudad, con el objetivo de utilizar los espacios vacíos que existen en la actualidad en esos puntos; de igual manera les han pedido que trasladen sus puestos a la avenida Juárez, entre 2 de Abril e Independencia.

Pero ambos casos fueron rechazados, el primero por la posible falta de ventas y la pérdida del espacio que se han ganado en el exterior del mercado, y el segundo por la inseguridad que representa estar atendiendo sus puestos en esa zona.

“Las compañeras están dispuestas a defender sus espacios ganados por más de 30 años, nos vamos a reubicar, siempre y cuando garanticen por escrito el retorno de nuestros puestos a los lugares de origen”.

Durante el día, el personal de la empresa “Sackbé” realiza trabajos de demolición que cimbran el edificio entero, el cual en días pasados sufrió un asentamiento en el ala norte del edificio, inclinándose levemente hacia los puestos establecidos en la calle 2 de Abril.

“Prefiero vivir con miedo que morir de hambre”, señalo tajante Crucita López, comerciante de huaraches, quien reconoce el riesgo de trabajar en la parte trasera del mercado, pero no tiene otro tipo de ingresos para mantener a su familia.

De manera extraoficial, el personal encargado de la obra, les han explicado a las comerciantes que, en el caso remoto del colapso del mercado, los escombros cubrirán la totalidad de la calle, al grado de afectar las fachadas de los inmuebles ubicados en la parte frontal.