Vehículo es arrastrado por la corriente

Edicion Impresa

MAGDALENA TORRES ANTONIO Rivera de 45 años de edad y su hermana Dulce de 15 años de edad, murieron en este accidente

AGENCIAS

OAXACA.-

Una comerciante de 45 años de edad junto con su hija de 15 años perdieron la vida al ser arrastrada la camioneta en la cual regresaban a su comunidad de La Raya pertene­ciente a Zimatlán de Álvarez por la corriente del agua del Arroyo Limón en La Trinidad, Zaachila.

De acuerdo con el informe, fue a las 10:00 horas de este sábado cuan­do vecinos de la comunidad de Roa­ló perteneciente a Zaachila reporta­ron que en el arroyo Limón estaba una camioneta en el lecho del río.

Al lugar arribaron los elementos de la Agencia Estatal de Investiga­ciones y peritos con la finalidad de tomar conocimiento del caso y or­denar el levantamiento de los dos cuerpos.

Pero para poder rescatar los dos cuerpos, los policías pidieron ayuda del Servicio de urgencias médicas y bomberos voluntarios y protección civil de Zaachila, quienes procedie­ron a rescatar los dos cuerpos.

Al lugar arribó Jorge Torres e in­dicó que las dos personas fueron su mamá, Magdalena Torres Antonio Rivera de 45 años de edad y su her­mana Dulce de 15 años de edad.

Precisó que ambas salieron du­rante la mañana del pasado viernes de su domicilio ubicado en Camino a La Raya en Zimatlán de Álvarez, con la finalidad de acudir al día de plaza, al parecer de Ocotlán de Mo­relos.

Sin embargo, cuando la camio­neta Ford tipo Ranger de color negro con placas de circulación LA-28-714 del Estado de México circulaba en el arroyo Limón fue arrastrado por la corriente.

Las dos mujeres quedaron sin vi­da dentro de la unidad de motor que fue arrastrada varios metros y fue lo­calizada la mañana de ayer.

Tras ser rescatado los dos cuer­pos fueron tras­ladados al anfi­teatro del Insti­tuto de Servicios Periciales para la práctica de la ne­cropsia de ley.

Del caso se inició el acta pe­nal por el delito de homicidio y personal de la po­licía vial aseguró la unidad de mo­tor siniestrada.

Ante la auto­ridad ministerial compareció Jorge con la finalidad de reclamar los cuer­pos de su mamá Magdalena y su hermana Dulce de 45 y 15 años de edad y reconoció que todo se debió a un lamentable accidente.