El “Demonio” de Oaxaca morirá en prisión

Edicion Impresa

AGENCIAS

OAXACA.-

A la pena de 70 años con cuatro me­ses de prisión fue condenado el ex con­victo, Pascual Iván Rodríguez Pascual de 30 años de edad como responsable de la muerte del Agente Estatal de In­vestigación, José, conocido como “El Chucky” y lesiones a una mujer.

Durante la lectura de sentencia en el juzgado de enjuiciamiento de Tani­vet del circuito judicial de Valles Cen­trales, los tres jueces coincidieron que Pascual Iván debe purgar la pena mí­nima de 70 años de prisión por el delito de homicidio y cuatro meses por gol­pear con la cacha de una pistola a una mujer.

Durante 58 minutos, el juez relator dio los pormenores y también dijo que Pascual Iván debe pagar la cantidad de 189 mil 694 pesos como reparación del daño por el delito de homicidio, un mil 600 pesos como reparación del daño a la mujer que agredió con la cacha de la pistola y 320 pesos de multa.

LOS HECHOS

Como ha sido informado con opor­tunidad, el miércoles 8 de febrero del 2017, José y su compañero E.B.N., salie­ron de la experimental, San Antonio de la Cal a bordo de la unidad Chevrolet tipo Aveo con la finalidad de ejecutar la orden de aprehensión 338/2016 que fue librada en el juzgado quinto de lo penal en contra de Pascual Iván alias El Demonio y otras tres personas más.

Luego de recorrer las riberas del río Salado, la carretera al fraccionamiento El Rosario y continuar por Hornos, has­ta llegar a avenida Ferrocarril, en Santa Lucía del Camino, dónde, localizaron al sentenciado en una camioneta Che­vrolet tipo Silverado de color blanca.

En la calle Benito Juárez esquina con avenida Ferrocarril en Santa Lucía del Camino, visualizaron la camione­ta y por lo cual el auto dio vuelta en U y trataron de alcanzarlo en el semáforo.

El agente policíaco descendió y se fue hacia la camioneta de Pascual, a quien ordenó descender porque tenía una orden de aprehensión. El ahora con­denado decidió aventarle la camioneta al policía, quien disparó en tres ocasio­nes, dos al cofre y uno al radiador.

Pascual se dio a la fuga hacia Santa Cruz Amilpas luego de impactar a dos autos y por lo cual el policía luego de recuperarse porque se aventó cuando le aventaron la camioneta, decidió se­guirlo, al ordenar a su compañero que imprimiera velocidad.

En la calle Unión y Progreso de San Sebastian Tutla, entró Pascual, por lo cual los policías lo hicieron por Camino al Anonal y lo encontraron en la calle de Guerrero de la misma población. Ahi les volvió aventar la camioneta, pero chocó con la banqueta y la camioneta resultó averiada en la llanta trasera de­recha y ya no puede avanzar.

E.B.N. da vuelta el auto y se detiene a unos metros, en el otro carril, mien­tras que José desciende de la unidad de motor y con su fusil de asalto AR-15 del calibre .223 le ordena a Pascual que se entregue que le va a ejecutar la orden de aprehensión.

El Demonio desciende de la camio­neta y con pistola en mano calibre 9 mm realiza disparos en contra del poli­cía, a quien asesina en el cuarto disparo que le pegó en la cabeza. José se tamba­lea, sigue disparando sin dirección y cae.

Su compañero se protege de un ár­bol, mientras Pascual le realiza otros nueve disparos, pero no le pega y ense­guida se da a la fuga. E.B. corre al auto y aprieta el botón de pánico, llegando sus compañeros que lo apoyan para dete­ner al homicida.

Pascual Iván se va hacia un taller mecánico, llega a un domicilio de la Pri­vada de Unión y Progreso y golpea con la cacha de la pistola a una mujer, para esconderse en la azotea, donde es dete­nido.

LAS PRUEBAS

Los agentes del Ministerio Público del área de homicidios de la Fiscalía Es­pecializada en Delitos de Alto Impacto presentaron a los testigos, a quienes los jueces les dieron valor probatorio, co­mo son los peritos químico, planimé­trico, médico y los agentes policíacos que realizaron la detención de Pascual Iván luego del homicidio.

Los jueces consideraron que el defensor no cues­tionó a los peri­tos químicos y de balística que acu­dieron, ya que el condenado alegó una legítima de­fensa.

Al policía y Pascual Iván les resultó positiva la prueba de rodi­zonato de sodio. Negativo a José en drogas y alcohol.