Conmoción en Colombia, luego de ataque con ácido y violación de niña de tres años

Edicion Impresa

AGENCIA

BOGOTÁ.-

El ataque con ácido y la violación de una niña de tres años en Bogotá ha cau­sado conmoción en Colombia debido a su crueldad y a la gravedad de sus heri­das, por las que la menor se encuentra en la unidad de cuidados intensivos de un hospital debatiéndose entre la vida y la muerte.

Así lo informó este viernes la direc­tora seccional de Cundinamarca del Instituto Colombiano de Bienestar Fa­miliar (ICBF), Diana Arboleda, quien dijo a la emisora La FM que la menor fue llevada el lunes al hospital Santa Clara con “signos de maltrato, quema­duras y signos de abuso sexual”.

“La llevó un hombre que la dejó en el hospital y desapareció. Ya estamos con el defensor de familia atentos de la evolución de la niña y las autoridades competentes de la búsqueda de la per­sona que dejó a la niña en el hospital”, detalló Arboleda.

Según la funcionaria, la menor es­tuvo a cargo del ICBF durante un año, antes de que le dieran su custodia a su abuela por negligencia de su madre.

“La niña se reintegra con la abuela en Yopal (centro), les hicimos los segui­mientos y la niña se encontraba bien con la abuela. La información que te­nemos luego es que la Defensoría de Familia de Yopal reporta que la mamá (…) se había llevado a la niña, por lo que se activa la ruta de búsqueda de perso­nas desaparecidas”, detalló.

La funcionaria agregó que el ICBF solo supo de la niña hasta que fue in­gresada al hospital, ubicado en el sur de Bogotá.

El alcalde de la capital, Enrique Pe­ñalosa, lamentó el hecho y aseguró que hará todo lo que esté a “su alcance” pa­ra capturar al agresor.

“Nos duele profundamente este he­cho. Este es un crimen atroz y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcan­ce para capturar al criminal”, manifes­tó Peñalosa.

Añadió que en la Secretaría de la Mujer de la capital colombiana apoyan psicológica, jurídica y socialmente a las víctimas de estos casos.

“Yo invito a todas las mujeres que son maltratadas, amenazadas, a todas las personas que creen que hay riesgo a que se contacten con la Secretaría de la Mujer, nosotros tenemos toda clase de apoyos para ustedes”, afirmó.

Este caso recuerda el de la niña Yu­liana Samboní, de siete años, crimen que estremeció a Colombia el 4 de di­ciembre de 2016 por la saña con la que Rafael Uribe la secuestró, violó y asesinó.