Detenido presunto coautor del homicidio del periodista Javier Valdez Cárdenas

Edicion Impresa

ROBERTO JOSÉ PACHECO

El Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia informó de la detención, el día de ayer en Tijuana Baja California, de Heriberto “N”, presunto respon­sable del homicidio del periodista Javier Valdez Cárdenas, acontecido el 15 de mayo de 2017 en Culiacán, Sinaloa.

En conferencia de prensa, el funcionario federal refirió que He­riberto “N”, de 26 años de edad es identificado como presunto coautor material del homicidio del periodista Valdez Cárdenas, co­rresponsal del diario La Jornada y fundador del semanario Riodoce, muy cerca de cuyas instalaciones sucedieron los lamentables acon­tecimientos a mediados del año pasado.

Al presunto se le vincula con un grupo delictivo dedicado al trasie­go de drogas que opera en la zona por lo que se presume que el acto delictivo se vincula con diversos trabajos de investigación periodís­tica relacionados con asuntos de narcotráfico y delincuencia orga­nizada.

Sales Heredia puntualizo que una vez que se realizó el análisis de la información obtenida en las investigaciones, se pudo identificar el paradero de Heriberto “N” en la colonia Pedregal de Santa Julia, en Tijuana, Baja California, en donde se cumplimentó la orden de apre­hensión solicitada por la Fiscalía Especial para la Atención de Deli­tos Cometidos contra la Libertad de Expresión y librada por un Juez Federal.

Al corroborar su identidad, Heriberto “N” será puesto a dispo­sición de la autoridad correspon­diente en Culiacán, Sinaloa, a fin de que se determine su situación jurídica a la brevedad.

Al detenido le fue leída la Car­tilla de Derechos que Asisten a las Personas en Detención, y en todo momento se respetaron sus dere­chos. Es importante mencionar que por las características del ope­rativo no fue necesario hacer uso de la fuerza.

De esta manera el Gobierno de la República reitera su compro­miso con la libertad de expresión, la libertad de prensa, y la clara vo­luntad del mismo para coordinar­se con las entidades federativas, en este caso particularmente con el gobierno del estado de Sinaloa, para que estos delitos