Aprueban sancionar hasta con nueve años de prisión, y multa económica, a quien adultere productos de tabaco y los transporte

Edicion Impresa

ROBERTO JOSE PACHECO

CDMX

 

La Cámara de Diputados aprobó, sin cambios, con 360 votos a favor una minuta del Senado para sancionar hasta con nueve años de prisión y multa económica a quien adultere, falsifique, contamine, altere o per­mita la adulteración, falsificación, contami­nación o alteración de cualquier producto del tabaco.

La Comisión de Salud, que elaboró el dictamen, coincidió con la propuesta de la minuta y comentó que la Ley General para el Control del Tabaco establece normas y competencias para distintos órganos para el combate general y prevención de la produc­ción ilegal y comercio ilícito de productos de tabaco.

Sin embargo, agregó, el sistema jurídico mexicano carece de incentivos penales (san­ciones) suficientes para los sujetos que par­ticipan en el tráfico ilegal de este producto.

Señaló que la Secretaría de Salud “debe participar en acciones que se realicen a fin de prevenir el comercio, distribución, venta y fabricación ilícita de productos del tabaco y sus productos accesorios”.

Precisó que “está facultada para inter­venir en puertos marítimos y aéreos, en las fronteras y, en general, en cualquier punto del territorio nacional, para realizar los actos correspondientes a la identificación y con­trol del tráfico de productos del tabaco y sus accesorios”.

Con esta reforma, el artículo 56 estipula: “a quien, por sí o a través de otra persona a sabiendas de ello, adultere, falsifique, con­tamine, altere o permita la adulteración, falsificación, contaminación o alteración de cualquier producto del tabaco en los térmi­nos que se definen en la presente ley y en la Ley General de Salud, se le aplicará una pena de uno a nueve años de prisión y una multa equivalente de cien a mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización”.

“La misma pena se aplicará a quienes por sí o a través de otra persona mezcle pro­ductos de tabaco adulterados, falsificados, contaminados o alterados con otros que no lo sean, a través de la cadena de suministro”.

El artículo 57 establece: “a quien, por sí o a través de otra persona, introduzca al país, exporte, almacene, transporte, expenda, venda o de cualquier forma distribuya pro­ductos de tabaco de los que hace mención esta ley, adulterados, falsificados, contami­nados, alterados o mezclados en términos del último párrafo del artículo anterior, se le aplicará una pena de uno a nueve años de prisión y multa equivalente de cien a mil ve­ces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización”.