Aumenta consumo de raspados y agua por altas temperaturas

Edicion Impresa

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ

SALINA CRUZ.-

Las altas temperaturas que se sien­ten en Salina Cruz, aumentan el consu­mo de raspados y bebidas frías, bolis y todo producto que ayude a reducir la sensación de calor.

Las personas que venden raspados de hielo con jarabe de sabores artificia­les reportan que con las altas tempera­turas pasan de vender media barra en un día, hasta una barra y un cuarto.

Los hombres que venden los tradi­cionales raspados afirman que regu­larmente venden media barra, ya que otros negocios de hielo triturado han surgido, además que otros negocios venden el hielo frapé de sabores.

Otro factor de ya no ver a los “pine­ros” en las esquinas, se debe a que las personas que tradicionalmente ven­dían esos productos a bordo de sus tri­ciclos, ya son ancianos y no tienen fuer­zas para ir por el hielo y llevar el triciclo a sus puntos de venta.A pesar de estar acostumbrados al calor, las altas tem­peraturas que oscilan entre los 35 hasta los 41 grados, desesperan a los salina­crucenses.

Las altas temperaturas con sensa­ción térmica mayor a 40 grados pone en peligro la salud.

Los expertos recomiendan el uso de ventilador, aire acondicionado, “porque cuando ya pasa de los 41 gra­dos es una zona de peligro y puede cau­sar fatiga, ahogos, desmayos y en algu­nas personas que tienen problemas respiratorios o cardiacos, les afecta mucho más”.

Recomendaciones

Beber mínimo dos litros de agua durante el día y si está expuesto al calor intenso debe tomar, adicionalmente, bebidas hidratantes para restituir los electrolitos perdidos.

La Organización Mundial de la Sa­lud (OMS) afirma que la temperatura ambiente óptima para el organismo es entre 18 y 24 grados centígrados, cuan­do el cuerpo se mantiene a unos 36-37 grados.

Cualquier nivel más elevado provo­ca que los riesgos para la salud se incre­menten.

Si el cuerpo se calienta hasta los 39- 40 grados, el cerebro le dice a los mús­culos que trabajen menos y comenza­mos a sentir fatiga.

Entre los 40 y los 41 grados se pro­duce el agotamiento por calor y, por so­bre los 41, el cuerpo comienza a dejar de funcionar.

Por esa razón recomienda los Servi­cios de Salud evitar actividades físicas entre las 11 y 15 horas.

Además de beber suficientes líqui­dos y evitar el abuso en las bebidas ga­seosas.

Entre otras recomendaciones figu­ran evitar el consumo de alimentos en la calle, evitar los mariscos crudos.

Las altas temperaturas son norma­les hasta el mes de mayo, figuran como preámbulo a la temporada de lluvias.