Tiembla cada 6 segundos, 270 casas deben ser desalojadas en Zacatecas

Edicion Impresa

  • EXCÉLSIOR
  • ZACATECAS

Doscientas setenta viviendas del fraccionamiento Rincón Gua­dalupano en Guadalupe, Zacate­cas, son una amenaza para sus mo­radores; por lo que especialistas de la Universidad Nacional Autóno­ma de México (UNAM), recomen­daron el desalojo inmediato en el 80 por ciento de ellas ya que micro-sismos constantes afectan a este complejo habitacional.

No es la primera ocasión que se realiza un desalojo masivo, las ca­sas construidas bajo la supervisión del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) se han deteriorado con cada intervención de mante­nimiento del fraccionamiento edi­ficado sobre un cauce subterráneo de aguas pluviales.

“A mí me han sacado dos veces, de sacar todos nuestros muebles en las dos veces. Esta es la única vez que se va a reparar y ya va a quedar bien, pero estando aquí han entrado pues ya hasta perdí la cuenta”, dijo Juana Ramírez, habi­tante del fraccionamiento Rincón Guadalupano.

“Esta vivienda es la que tiene más movimiento, ayer nos decían los doctores de la UNAM que es la vivienda que tiene más movimien­tos. Se pueden ver las fisuras que tiene la vivienda entra un lápiz y sus cuarteaduras van de lado a la­do”, comentó Alma Alicia Torres, habitante del fraccionamiento Rincón Guadalupano.

COLONIA FANTASMA

Algunos hogares ya son vivien­das fantasmas desde hace algunos años cuando sus habitantes lesio­nados prefirieron abandonar las edificaciones.

“Porque se hundió exactamen­te aquí donde estamos, se hundió se cayó la lavadora y se mostraba en ese tiempo las imágenes donde había un socavón, el cual fue relle­nado con grava, con piedra, pero no se supo cuál fue la profundidad de ese socavón”, expresó Saúl Cue­vas, representante de colonos afec­tados del fraccionamiento Rincón Guadalupano.

Tras la recomendación para el desalojo, la mayoría de habitantes de Rincón Guadalupano exigen una reubicación definitiva con lo que este fraccionamiento se con­vertiría en una colonia fantasma.