Autoridad municipal conmemora el 99 aniversario luctuoso de Emiliano Zapata

Edicion Impresa

*Con responsabilidad cívica se Izó la bandera nacional a media asta.

 

Matías Romero Avendaño.-

El día martes, la autoridad municipal encabezada por Marco Antonio Cabello Mares, cumpliendo con su responsabilidad cívica, conmemoró el 99 aniversario luctuoso del General Emiliano Zapata.

El edil acompañado de regidores y personal del H. Ayuntamiento, Izó la enseña patria a media asta como un acto de honor y conmemoración del 99 aniversario luctuoso del General Emiliano Zapata Salazar.

RESEÑA HISTÓRICA

El 10 de abril de 1919 fue asesinado Emiliano Zapata Salazar, uno de los militares más importantes que tuvo la revolución mexicana, pues este ilustre hombre, fue Líder Militar y comandante del Ejército Liberador del Sur.

El histórico castrense nació el ocho de agosto de 1879 en la población de Anenecuilco, cerca de Villa de Ayala, Morelos, y fueron sus padres Gabriel Zapata y Cleofas Zalazar, los cuales se dedicaban a la producción de sus tierras y a la venta y compra de animales.

A la edad de tan solo 16 años, el líder militar perdió a sus padres, por lo que se dedicó a sus tierras para subsistir. Pero a la edad de 27 años, en 1906 se unió al movimiento político que buscaba defender la tierra de los campesinos morelenses a causa de la codicia y ambición de los hacendados porfiristas, por lo que fue obligado en 1908 a integrarse al Noveno Regimiento de Cuernavaca; pero al siguiente año resultó electo presidente de la junta de defensa de las tierras de Anenecuilco, y aprovechó el cargo para estudiar los documentos que acreditaban los derechos de los campesinos.

En 1911 después de protagonizar algunos enfrentamientos, proclamó el Plan de Ayala que apoyaba los anhelos de los campesinos al llamado de “Tierra y Libertad” y demandó la destitución de Francisco I. Madero como presidente de México.

Encabezó y logró numerosas hazañas, por lo que se ganó el respeto y la admiración de propios y extraños, pero despertó el odio y rencor en muchos dirigentes poderosos en ese entonces, que solo veían por sus intereses, no por las necesidades del pueblo.

El 17 de marzo de 1917, siendo Venustiano Carranza presidente, le mandó una carta en la que le reclamaba la miseria en que vivía el pueblo y todo lo que hacía a favor de los hacendados y del llamado Ejército Constitucionalista; por lo que le pidió su renuncia y que dejara en su lugar a una persona capaz de gobernar con honestidad.

Derivado de lo anterior, Zapata fue citado por el coronel Guajardo en una hacienda en Chinameca, por lo que confiado, arribó con una pequeña escolta.

Las tropas de Guajardo presentaron armas fingiendo rendirle honores, pero cuando el Caudillo entró a la hacienda, abrieron fuego, dándole muerte al instante.

La frase histórica y relevante de Zapata es: “Es mejor morir de pie que vivir de rodillas”.