Pescadores posponen marcha; el Gobierno Federal pide tregua

Edicion Impresa

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ

SALINA CRUZ.-

La marcha programada para este 10 de abril en Mazatlán, Sinaloa, en la que participarían 17 estados pesque­ros, entre ellos Oaxaca, se pospuso pa­ra el 15 de abril en tanto finaliza en la Ciudad de México la reunión entre re­presentantes del sector pesquero, Se­cretario de Hacienda y gobernador de Sinaloa.

Pescadores de Oaxaca se unieron a la convocatoria para una marcha masi­va en Mazatlán, Sinaloa, en los festejos del Tianguis Nacional de Turismo que se realizará en ese puerto.

Para evitar afectaciones económicas en Mazatlán, Sinaloa, y ocultar la falta de políticas públicas para atender el sector pesquero, el Gobierno Federal pidió tre­gua en lo que intentan llegar a acuerdos para evitar la movilización de pescadores programada para este 10 de abril.

Las movilizaciones programadas del 10 al 16 de abril en el marco del Tian­guis Turístico, es por la de la inconformi­dad sobre la Ley General de Biodiversi­dad y la falta de subsidios para el sector pesquero a pesar de los altos precios de la gasolina y el diesel-marino.

Anselmo López Villalobos, presi­dente de la Alianza Pesquera y Acuí­cola de Oaxaca, Guerrero y Chiapas, informó que para septiembre el litro de diesel costará 20 pesos, y sin el subsidio que daba el Gobierno Federal para el diesel, provoca que la actividad sea in­costeable.

En la primera reunión sostenida el lunes 9 entre representantes del sector pesquero y el Secretario de Hacienda, no hubo acuerdos.

Esperan que para este miércoles 11 existan acuerdos para no realizar la marcha programada para el 16 en Ma­zatlán. Los representantes de los 18 estados afirman que están en la mejor disponibilidad para no afectar dicho evento y cooperar para hacer que la ac­tividad pesquera sea redituable.

El diputado Francisco Martínez Ne­ri, coordinador parlamentario del PRD en San Lázaro, informó que el Partido Verde y su histórico aliado el PRI están tratando de imponer la Ley General de Biodiversidad y abrogar la Ley General de Vida Silvestre sin previa consulta ciudadana y, sobre todo, ignorando las demandas de los pueblos indígenas.

Advirtió que este nuevo marco legal representa un claro retroceso en la pro­tección de la biodiversidad y atenta con­tra las prácticas milenarias de los pue­blos originarios, quienes siempre han vivido en armonía con la naturaleza.

“Es un traje a la medida de un pu­ñado de empresarios que saldrán be­neficiados a costa de la conservación de la flora y fauna a nivel nacional, ya que disminuye los esquemas de cuidado que habían posibilitado la existencia de las áreas naturales protegidas, al grado que ahora podrán permitirse actividades mineras y la explotación de hidrocarbu­ros en dichas zonas”, sostuvo.