Obstaculizar aborto por violación ataca derechos de la mujer: SCJN

Edicion Impresa

ASIMISMO, LA CORTE amparó a una joven quien a sus 17 años de edad fue violada y el Hospital General de Cuernavaca, Morelos, rechazó interrumpirle legalmente el embarazo

EXCÉLSIOR

CIUDAD DE MÉXICO.-

 

Por unanimidad, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justi­cia de la Nación (SCJN) determinó que obstaculizar el acceso al abor­to por violación ataca los derechos reproductivos de las mujeres y amparó a una joven quien a sus 17 años de edad fue violada y poste­riormente un hospital público re­chazó interrumpirle legalmente el embarazo.

A propuesta del ministro Fer­nando Franco, y en un hecho in­édito, la SCJN reconoció a la ado­lescente y a sus papás la calidad de víctimas por lo que deberán ser indemnizados por el daño que su­frieron por el hecho victimizante.

“Las autoridades sanitarias a quienes acudan mujeres que han sido víctimas de una violación se­xual y están embarazadas, produc­to de dicho acto, deben atender de manera eficiente e inmediata la so­licitud, a fin de no permitir que las consecuencias físicas, psicológi­cas, derivadas de la agresión sexual se sigan desplegando en el tiempo, lo que conlleva no sólo a prestar la atención y observación médica ne­cesarias, sino a la materialización de tal interrupción legal del emba­razo”, señaló la Corte.

La adolescente y sus papás re­clamaron ante la Corte la conti­nuidad de actos de tortura tras la negativa del Hospital General de Cuernavaca, Morelos, de ejecutar el aborto por parte del servicio mé­dico del nosocomio.

Según el expediente, revisado este miércoles por los ministros, el Comité de Bioética del hospital sólo expuso un argumento dogmá­tico carente de sustento legal para rechazar la práctica del aborto a la adolescente.

La menor señaló que su inte­gridad personal se violentó grave­mente debido a la situación de vul­nerabilidad a la que fue sometida por negársele la interrupción del embarazo producto de una viola­ción, además de que al producto se le diagnosticó hidrocefalia.

“Es precisamente de esta con­dición de vulnerabilidad de la cual surge un riesgo cierto de violación de su derecho a la integridad física, así como a la salud, mismos que son equiparables a tortura”, argu­mentó en su demanda ante la Su­prema Corte.

De acuerdo a documentos judi­ciales, tanto el subdirector jurídico de Servicios de Salud de Morelos y el jefe del Servicio Médico de Gi­necología y Obstetricia, ambos del Hospital General de Cuernavaca, negaron la existencia de los actos reclamados consistentes en los tra­tos crueles e inhumanos equipara­bles a tortura que sufrió la menor