Pone la refinería en operación caldera generadora de vapor CB-5

Edicion Impresa

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ

SALINA CRUZ. –

Los ruidos que se escuchan en la refinería “Antonio Dovalí Jaime” de Salina Cruz, los provoca la puesta en operación de la caldera generadora de vapor CB-5, así lo informó el área de Comunicación Social de Pemex en Sa­lina Cruz.

“Este proceso conlleva la liberación de vapores de agua a la atmósfera, ge­nerando ruidos fuertes al ser vapores de alta presión, sin que conlleve riesgos a la población.

Se invita a la población a no alar­marse, ya que esta acción se realiza y su­pervisa bajo los estrictos estándares de seguridad”, afirman en el comunicado.

A pesar de las advertencias, los ve­cinos se muestran alarmados. “Nunca dicen la verdad, si hay ruido y humo es que algo está fallando, siempre una falla provoca miedo”, asegura Alberto Martínez, vecino de la colonia Istmeña.

La refinería fue afectada por inun­daciones, explosiones, y ultimada por el terremoto del 7 de septiembre que la sacó de operaciones.

La refinería tiene capacidad para procesar 330 mil barriles diarios. Des­de hace más de cinco años operaba en un 60 por ciento, actualmente opera en un 30 por ciento.

En el escueto boletín no informan si alguna planta entrará en operación.