Niña juchiteca representará a Oaxaca en curso internacional

Edicion Impresa

Academia internacional de Ballet selecciona a niña juchiteca para asistir a curso a Milwaukee, Estado Unidos.

 

JUCHITÁN.-

Dioscelina Trujillo Martínez

“El sacrificio de no disfrutar situaciones tan elementales para una niña como son las horas de juego,  comer dulces, entre otros placeres de la infancia, son algunas de las cosas que ha tenido que dejar Carolina Sales Arreola para alcanzar su sueño en el ballet clásico.

“Han sido muchos sacrificios, sin embargo todo es recompensado, al saber que tengo al ballet para liberarme de muchos sentimientos”, con estas palabras Carolina definió la satisfacción de practicar  ballet  desde hace siete años. Placer que hoy le dio la oportunidad de obtener una beca de verano en la escuela “Milwaukee Ballet”, en el estado de Winscoinsin, en Estados Unidos.

Para esta niña de 12 años, la disciplina en su vida ha sido la mejor de las experiencias, su primer acercamiento al ballet lo tuvo en la Casa de la Cultura de Juchitán, bajo la dirección de la maestra Ana López Calonge. Ahí con tan solo cinco años inició la instrucción de lo sería esta gran experiencia de ser una de las tres oaxaqueñas, y la más pequeña de edad, que tienen esta oportunidad de recibir los conocimientos de esta beca internacional.

Actualmente Carolina Sales Arreola estudia la secundaria y pertenece a la Escuela Cubana de Ballet Clásico de la ciudad de Oaxaca, bajo la dirección de la maestra Dayani González Fernández. Está pequeña fue evaluada y seleccionada para esta beca de verano en una de las academias de mayor renombre del mundo,  por lo que asistirá durante los meses junio y julio  a los Estados Unidos de Norte América.

“Carolina heredó de su madre, Rebeca Arreola, actriz de teatro, su gusto por las bellas artes, enfocadas en el ballet clásico y bajo la dirección de su madre ha participado en algunas puestas en escena, en donde ha tenido gran responsabilidad en sus interpretaciones.

En su crecimiento como bailarina ha llegado a ser cinta morada, actualmente entrena dos horas diarias de lunes a viernes y los sábado acude cuatro horas al día, recibe instrucción en adiestramiento físico, clase especial  de punta,  acondicionamiento cotidiano y coreografías, y aunque para el desarrollo de algunas representa mayor esfuerzo e incluso dolor, todo queda superado ante su pasión por el ballet.

El complemento es su vestuario, que para las bailarías de ballet son el leotardo negro, mallas, zapatillas de media punta en ocasiones, y si así lo requiere su presentación las faldas, todo depende de la coreografía. Ha tenido varias presentaciones grupales y ejecuciones de solos, según las participaciones, teniendo algunas de ellas como escenario el teatro Macedonio Alcalá, de la ciudad de Oaxaca, y próximamente tendrá una presentación con su escuela en el estado de Veracruz.

Hoy está decidida a seguir esforzándose para continuar construyendo su sueño, y aunque reconoce el sacrificio de su familia, por qué siempre han estado con ella, ya que el ballet  es una disciplina artística de las más costosas, económicamente hablando, lo han superado.

En este momento sus familiares están organizando una serie de actividades, entre ellas, un desayuno conferencia con representante de medios de comunicación y diferentes actores de la vida social, deportiva, cultural y política, para recaudar apoyo económico para que Carolina Sales pueda participar en su beca de verano, ya que la beca solo incluyen la capacitación en la escuela de Milwaukee, pero la familia debe cubrir otros gastos, como traslado y manutención durante seis semanas.

Las otras dos bailarinas que recibieron esta beca de verano son Karla Barragán Cruz, de 14 años de edad, y María Fernanda Ferraez, de 21 años de edad, lo que coloca a Carolina Sales Arreola a su corta edad, como la bailarina de ballet más pequeña que  obtiente esta beca internacional.