Juchitán recibió a visitantes con los brazos abiertos en Semana Santa

Edicion Impresa

Mediante sus diversas áreas de gobierno se atendieron las necesidades de la ciudadanía.

La derrama económica que año con año traen al municipio los paisanos es de gran beneficio.

 

JUCHITÁN.-

A pesar de la adversidad por los saldos que dejaron los sismos, esta cabecera municipal y sus agencias recibieron a los visitantes con los brazos abiertos. Durante estos días de la semana mayor el ayuntamiento ofreció una cálida bienvenida a los paisanos radicados fuera del municipio, al procurar que la estancia de los mismos fuera segura y placentera a través de una serie de acciones que se implementaron por esta autoridad municipal.

Para lograr tales oportunidades de atender a los paisanos que como todos los años dejan una importante derrama económica, la administración municipal tuvo que echar mano del personal de las diversas áreas que lo conforman y al igual no se escatimaron los recursos para tal propósito.

Esta vez, los prestadores de servicio, restauranteros y hoteleros, el transporte local, taxistas y mototaxistas  comerciantes de la ciudad y de las agencias municipales, hasta las vendedoras en puestos de comida y dulces típicos de la región, quienes acudieron a expender sus productos en los panteones Domingo de Ramos y Miércoles Santos, salieron beneficiados con la visita de los visitantes.

Juchitán fue el lugar donde muchas familias aprovecharon la oportunidad para pasar sus días y para vivir la  liturgia de la Semana Santa, lo que obligó a las autoridades locales establecer los módulos de seguridad, el operativo vial Cuaresma 2018 y una coordinación entre la policía, protección civil y el cuerpo de bomberos, para ofrecer el auxilio.

La visita a esta ciudad permitió que los paisanos radicados fuera de Juchitán constataran los trabajos que la administración municipal viene realizando en esta que es la etapa de la reconstrucción, como es el incesante trabajo que implica la remoción y retiro de escombros en la vía pública, la reconstrucción de las escuelas que fueron severamente dañadas por los sismos, los trabajos de rehabilitación del mercado público, entre otras actividades que son atendidas.