Se vivió con fervor la tradición en el panteón Domingo de Ramos

Edicion Impresa

 * Notorio resultado de los trabajos coordinados por el ayuntamiento para proveer de los servicios elementales a los visitantes.

JUCHITÁN.-

El panteón Domingo de Ramos fue ayer el escenario ideal donde se vivió con fervor la tradición que año con año se registra en dicho lugar, debido a la presencia de miles de visitantes que llegan puntuales a la cita, para estar con sus seres queridos.

Esta vez y como ocurrió durante el primer año de la administración municipal que encabeza Gloria Sánchez López, los integrantes del cabildo y personal de apoyo coordinaron con anticipación los trabajos e hicieron un gran esfuerzo para que nada faltara, y así fue.

Finalmente se observó el resultado de los trabajos del ayuntamiento, para que los servicios estuvieran listos, como el abastecimiento de agua, la limpieza general, la iluminación, además de construir con recursos propios una capilla provisional porque la original fue derruida por el terremoto del 7 de septiembre del año pasado.

En el tema de la seguridad pública, la Comisaría desplegó un permanente dispositivo con elementos policiacos a pie en el interior y patrullaje en las inmediaciones del panteón, para garantizar la seguridad de las personas.

Así mismo personal de la sub dirección de Vialidad para una mejor estancia de los visitantes reforzó la vigilancia e impuso el orden para evitar un caos vial.

Desde un día antes se acordó el ordenamiento de los vendedores de comida y productos típicos de la localidad. De igual manera se contó con un módulo de servicios médicos con personal de la regiduría de Salud; donde se otorgó gratuitamente el medicamento.

De igual manera personal de Protección Civil estuvo presente para ofrecer atención a los visitantes. También se notó la presencia de los Bomberos de la ciudad como instancias de primeros auxilios en caso de presentarse una eventualidad o incidente.

Mientras tanto el ayuntamiento completó la gama de servicios en esta celebración con la iluminación de todo el panteón, para lo cual se instalaron más de un millar de lámparas para contribuir con la seguridad en este lugar, donde hasta muy entrada la noche las familias decidieron permanecer.