Copos de algodón cubren el centro de Salina Cruz

Edicion Impresa

EL VIENTO DESPRENDE copos de algodón del árbol de pochote que para la mayoría de las personas es molesto y para otros es un espectáculo único

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ

SALINA CRUZ.-

 

Cada año en esta temporada, el par­que central y las calles del Centro de Salina Cruz se cubren de copos de algo­dón dando un espectáculo único.

Para muchos es molesto el algodón que, como copos de nieve desprende el viento de la majestuosa ceiba conoci­da como pochote. Lentamente se des­prenden y se dispersan cubriendo las calles y casas, los copos de algodón en­tran en los negocios, se cuelan por cual­quier rendija, parecen ser atraídos por la nariz, ojos y boca de las personas que tratan de cubrirse el rostro con la mano para evitar tragar un algodón.

Para la mayoría es molesto y con­sideran como basura los copos que como alfombra cubren las calles, para otros es un espectáculo inusual.

El algodón que vuela lleva delicada­mente una diminuta semilla de la cual nace la majestuosa ceiba que llega a medir en su acorazado tronco con espi­nas tres metros de diámetro y unos 20 metros de altura.

Elizabeth Antonio afirmó que los padres argumentaron que la escuela es de “ellos” y pueden correr a quienes deseen.

El algodón surge del fruto del po­chote, una semilla como la del mamey, que al madurar se abre para dispersar­se por el aire en busca de caer en buena tierra y germinar hasta convertirse en un imponente árbol.

Hasta hace una década, el algodón servía para rellenar almohadas. Eran recomendadas para curar el asma.