Escases de iguana para tamales de Semana Santa.

Edicion Impresa

“Na Mary”, prepara sus tamales bajo la sombra de un almendro ubicado en el centro del patio de su vivienda

 

JUCHITÁN.-

José Nieto

“Cuando era niña ayudaba a mi abuela a preparar los tamales de iguana, ahí aprendí sus secretos, para darle la sazón especial que les gusta a mis clientes, y que anualmente vienen a comprarlos”.

A pocos días del inicio de las vacaciones de Semana Santa, María Luisa Blas Esteva, originaria de la quinta sección de esta ciudad, relata los pasos a seguir para la elaboración de los tamales de iguana, desde el dorado de las pepitas de calabaza, chile, hasta la elaboración de la masa con epazote, y el corte de las hojas de plátano.

Recordó que, por muchos años dejo de preparar los tamales, y hace treinta años aproximadamente, cuando su esposo se enfermó, se vio obligada a abandonar su puesto en el mercado y regresar a su casa para cuidarlo por su convalecencia.

“La necesidad me obligó a preparar de nueva cuenta los tamales de iguana, le gustó mucho a la gente, y hasta la fecha me los encargan por cientos, para las misas, o para llevar a los panteones en Semana Santa”.

La señora María Luisa relató que, en esta temporada, la iguana negra esta escasa, no sabe el motivo por el cual, pero el precio de la misma esta “Por las nubes”, y de la iguana verde o “Guela” se le ocupa nada más sus huevos, la cola y parte del cuerpo, y el resto lo desecha por falta de carnosidad.

A 18 años de la muerte de su esposo, María Luisa continúa preparando los tamales de iguana, los cuales se agotan antes del atardecer debido a su gran demandan y exquisitez.

“Na Mary”, prepara sus tamales bajo la sombra de un almendro ubicado en el centro del patio de su vivienda, la cocina en donde años anteriores laboraba, es utilizada como dormitorio, ya que su humilde casa de teja, colapsó durante el terremoto del mes de septiembre pasado.

“El dinero que nos dio el gobierno para construir la casita no nos va a alcanzar, por eso necesito trabajar para terminarla”.