Fallece conocido urbanero

Edicion Impresa

EL CUERPO FUE encontrado en una de las jardineras del parque de la colonia Lomas de Galindo, a unos metros de las vías del tren

JESÚS MÉNDEZ

SALINA CRUZ.-

Según datos recabados, el hoy occiso era integrante del “Escuadrón de la Muer­te”, quien falleció por una broncoaspiración mien­tras se encontraba sentado en una de las jardineras del parque de la colonia Lomas de Ga­lindo, a unos metros de las vías del tren, cerca del Módulo de Turismo.

La tragedia se suscitó el día de ayer, cuando compañeros de esta persona se dieron cuenta que no respiraba, por lo que de inmediato realizaron un escándalo, alertan­do a los choferes de taxis de la zo­na chontal, quienes se acercaron a brindar ayuda.

Posteriormente los taxistas hicieron el llamado a los unifor­mados que se encontraban cerca por la carretera Costera, quienes al llegar vieron al sujeto y se dieron cuenta que pertenecía al escua­drón de la muerte.

El lugar fue acordonado por elementos de la Policía Municipal, quienes procedieron a realizar el llamado de los paramédicos al lu­gar, quienes una vez que se presen­taron comenzaron a prestarles a valorarlo y únicamente señalaron que ya nada se podía hacer ya que no contaba con los signos vitales.

Sus amigos de farra fueron a dar aviso a una tía que tenía el hoy occiso, de nombre María de los Ángeles, quien al llegar al lugar de la tragedia informó que esta per­sona se llamaba Juan Eduardo Díaz Guzmán de 40 años, quien al parecer laboraba como urbanero y le apodaban “El Conejo”.

Los uniformados procedieron a poner la cinta amarilla para in­dicar que ya no se podían acercar al lugar, informándoles a los tran­seúntes que se retiraran.

Cabe agregar que los guardia­nes del orden dieron aviso al Mi­nisterio Público para que se hicie­ran cargo del cuerpo, mientras es­peraban su llegada comenzaron a levantar datos para su reporte.

Finalmente elementos de la Agencia Estatal de Investigacio­nes hicieron acto de presencia, quienes comenzaron a realizar las pesquisas de rigor y posteriormen­te trasladaron el cuerpo del sujeto al anfiteatro para le realización de la necropsia de ley y posteriormen­te les sea entregado para que le den cristiana sepultura de acuerdo a sus creencias y costumbres.