“Insuficiente el apoyo gubernamental para los damnificados”, vocero de ONG alemana

Edicion Impresa

* Peter Biermann, coordinador de Proyectos Centroamérica y México de la organización alemana Médico Internacional destacó la necesidad de que las autoridades federales distribuyan los apoyos económicos sin distinción

 

José Nieto.

Juchitán.

“A casi un semestre de los terremotos de septiembre 2017 y con nuevos sismos de magnitudes superiores a los 7 grados, la situación en el Istmo de Tehuantepec no ha mejorado mucho, las múltiples irregularidades ocasionadas por el insuficiente apoyo gubernamental y el oportunismo político de candidatos, autoridades y empresas, alarga el proceso de reconstrucción en Oaxaca”.

Peter Biermann, coordinador de Proyectos Centroamérica y México de la organización alemana Médico Internacional dio a conocer que, en estos momentos llevan la aplicación de proyectos de reconstrucción y rehabilitación de las viviendas dañadas por el terremoto y sismos subsecuentes en los municipios de Unión Hidalgo, San Dionisio del Mar, y esta ciudad.

Detalló que, este proyecto se basa en dos componentes, el primero es la atención de las secuelas que ha dejado los sismos en los habitantes de estas comunidades, a través de brigadas de salud, y de consultas psicosociales, siendo el segundo la entrega de bultos de cemento para la reconstrucción de las viviendas en San Dionisio del Mar.

“Platicando con las familias damnificadas nos hemos dado cuenta que, les hace falta mucha ayuda para reconstruir sus viviendas, también hemos notado que hay cierta normalidad en el centro de Juchitán, pero en la colonias y secciones circundantes, sobre todo las áreas más pobres como la octava y la novena las necesidades están muy marcadas”.

La incapacidad gubernamental para atender a los damnificados, ha propiciado un sub-registro de familias que no han sido atendidas, los cuales son casi el 40% de los 15 mil que han sido beneficiados con algún tipo de apoyos.

Lo cual pudo constatar gracias al estudio que realizó para la organización humanitaria alemana para la que trabaja, quien establece como criterio que antes de entregar los apoyos es obligatorio saber quiénes son los más necesitados.

Por lo que se cuestionó el motivo por el cual las autoridades de los tres niveles de gobierno pusieron al mismo nivel a las personas de la tercera edad y a aquellas con discapacidad, para la entrega de los apoyos, si estos dos primeros lo necesitan más, ya que están limitados para iniciar la reconstrucción de sus viviendas.

El entrevistado explicó que, existe la posibilidad de una crisis económica a largo plazo entre las familias afectadas por el terremoto, ya que, se han visto en la necesidad de solicitar préstamos con altos intereses para iniciar con la reconstrucción de sus viviendas y para poder pagarlos se les ira haciendo más difícil con el paso del tiempo.

“Por ello es necesario una ayuda más real para los necesitados, además de préstamos institucionales con tasas bajas de interés, para poder rescatar el patrimonio de las familias istmeñas”.

Al ser cuestionado con respecto al tema de la salud, el entrevistado explicó que, las personas tienen el terremoto aun presente, y se mantiene debido a las réplicas que se continúan registrando, por lo que han perdido la tranquilidad.

Es por ello que, los integrantes de la organización CODIGO DH, socio local de Medico Internacional, se han enfocado en apoyar a las familias istmeñas en todos los ámbitos necesarios, sobre todo en el tema psicosocial.

Por lo que, es necesario que los damnificados de la región del Istmo exijan su derecho a una reconstrucción digna, y no permitan que la cultura política, sobre todo el tema electoral se ponga en primer lugar, y debe de aprovechar el momento para obligar al gobierno a servirle a la gente.

Los diputados integrantes de esta comisión, Samuel Gurrión Matías, Juan Bautista Olivera Guadalupe, Juan Mendoza Reyes y León Leonardo Luca, se dijeron “obligados a actuar ante la ausencia o la deficiencia” de la intervención gubernamental para sistematizar y encauzar las necesidades de los damnificados.