Apenas produce la refinería el 30% de su capacidad

Edicion Impresa

PEMEX ESTÁ EN espera de un nuevo generador de fuerza para la refinería del puerto, con el que se pretende alcanzar a partir de junio al menos un 60 por ciento de producción

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ

SALINA CRUZ.-

 

La producción de la refinería “Anto­nio Dovalí Jaime” de Salina Cruz, des­pués de la inundación e incendio de junio y el terremoto de septiembre de 2017, apenas alcanza el 30 por ciento de su capacidad.

A pesar de que son las cifras más bajas en los últimos 15 años, la refinería de Salina Cruz está por encima de la re­finería de Ciudad Madero, Tamaulipas, registró niveles de 23 por ciento, en tan­to que la Minatitlán, Veracruz, está en un 30 por ciento.

Las refinería “Antonio Dovalí Jaime” de Salina Cruz tenía una capacidad para procesar 330 mil barriles diarios. De acuerdo con cifras no oficiales de la Unión Nacional de Técnicos y Profesio­nistas Petroleros (UNTyPP), la refinería de Salina Cruz estuvo con mayor pro­ducción de crudo para su refinación en 2016, con un promedio de 201 mil 569 barriles diarios.

Con altibajos, debido a la falta de reha­bilitación y modernización de su tren de su refinación, la refinería “Antonio Dovalí Jaime” desde hace 10 años estaba en un 76 por ciento de su producción.

Con la llegada de dos turbogenera­dores pretendían alcanzar la misma cifra (76 por ciento). Ahora Pemex está en espera de un nuevo generador de fuerza para la refinería, con el que se pretende alcanzar a partir de junio al menos un 60 por ciento de producción. Sin reconfiguración el complejo no po­drá refinar al menos 200 mil barriles diarios, advierten los profesionistas.

Con la inundación e incendio del mes de junio de 2017, se destruyó la “casa de bombas”, lo que impide exportar eficiente­mente el Combustóleo Pesado (Cope).

La falta de potencia impide a Pe­mex cumplir con la venta de Cope al extranjero. Las cifras no son alentado­ras, con la falla de la monoboya 3 no pueden vender a súper tanques, lo que provoca que de 15 buques al mes, des­de el año pasado sólo promedien cinco y medianos.

De acuerdo con cifras de especialis­tas, aumentó la dependencia de gasoli­nas importadas, pues 75 por ciento del combustible que se consume en Méxi­co proviene principalmente de Estados Unidos, ya que las refinerías mantienen una tendencia a la baja en sus volúme­nes de producción.

De acuerdo con el reporte operati­vo de Petróleos Mexicanos (Pemex), en el primer mes del año se compraron al extranjero un promedio de 899 mil 800 barriles de petrolíferos diarios, de los cuales 64%, es decir, 576 mil 600 barri­les por día fueron de gasolinas. Dichos volúmenes son necesarios para poder abastecer la creciente demanda, pues la venta interna de gasolinas alcanzó los 764 mil 600 barriles por día, lo que significa que al menos 7.5 litros de cada 10 que se venden y consumen en Méxi­co, ya proviene del extranjero.

En el caso del diesel, se importaron más de 211 mil 200 barriles, lo que per­mitió cubrir al menos 71% de las ventas totales, las cuales que alcanzaron 296 mil 600 barriles diarios.