Rescata Semarnat un cachorro de tigre de Bengala de su dueño

Edicion Impresa

EL ANIMAL EN peligro de extinción fue captado con su propietario en conocido antro y en playas y calles del puerto de Salina Cruz

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ

SALINA CRUZ.-

La inusual presencia de un tigre cachorro para promocionar un antro, provocó que a través de las redes se exigiera la intervención de las auto­ridades federales y finalmente la Se­marnat, rescató el ejemplar en Salina Cruz, bajo el argumento de no estar viviendo en condiciones favorables y por estar sometido a estrés, además de no garantizarse su desarrollo sano en cautiverio.

El propietario es el dueño de un conocido antro en Salina Cruz, en ese lugar tratando de emular a capos y millonarios excéntricos, exhibía al ca­chorro sin importarle someterlo al es­trés por el ruido ensordecedor y luces de colores.

También se le vio paseando al ani­mal en playas y calles de la ciudad. El egocentrismo del propietario del tigre cachorro, que si bien la procedencia del animal fue lícita, con su exhibicio­nismo demostraba desprecio por la ley y la conservación de la especie consi­derada en peligro de extinción.

La Semarnat contempla que el propietario de un ejemplar en peligro de extinción debe contar con un plan de manejo del animal para evitar que sea sometido a estrés y garantizar su seguridad.

Ley General de Vida Silvestre, Capí­tulo 5, Ejemplares y poblaciones exóti­cos. Artículo 27

El manejo de ejemplares y pobla­ciones exóticos sólo se podrá llevar a cabo en condiciones de confinamien­to, de acuerdo con un plan de manejo que deberá ser previamente aprobado por la Secretaría y en el que se estable­cerán las condiciones de seguridad y de contingencia, para evitar los efectos negativos que los ejemplares y pobla­ciones exóticos pudieran tener para la conservación de los ejemplares.

Por esa razón la Procuraduría Fe­deral de Protección al Ambiente, in­cautó precautoriamente el cachorro de Tigre de Bengala (Panthera Tigris), que se denunció por redes sociales que su dueño paseaba por las calles de Sa­lina Cruz.

El cachorro se observó que pre­sentaba un estado de carne regular, su pelo está áspero y opacado lo cual es un indicio de que no se está propor­cionando una dieta adecuada para su bienestar físico y de salud.

Las opiniones en general fueron a favor de las autoridades, ya que el tigre no es una mascota y al pasearlo como tal el propietario también ponía en pe­ligro a las personas.

De entre todos, el que corre más peligro de extinguirse es el tigre Panthera Tigris que habita en bos­ques densos de vegetación donde se alimenta de mamíferos de tamaño pequeño o medio que por sí mismo. En general, son animales solitarios y territoriales, pero de gran envergadura que pueden llegar a medir hasta más de cuatro metros de largo (incluyen­do la cola) y pesar hasta 390 kilos, en el caso de los machos en libertad. Por su parte, las hembras son más pequeñas pesando unos 180 kilos.