Este lunes reinician clases en la UABJO

Edicion Impresa

LA TERMINACIÓN DEL paro de labores obedeció a los “acuerdos sanos” asumidos con la Rectoría y el gobierno estatal para responder a los reclamos del STAUO

AGENCIAS

OAXACA.-

Después de nueve días de ocupa­ción, la fracción del STAUO, que tenía en su poder las instalaciones de la Uni­versidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) entregó el sábado por la mañana su último reducto, la Ciudad Universitaria, y así levantó el paro de la­bores, que interfirió el inicio del semes­tre febrero-junio 2018.

De esta manera, alrededor de 25 mil estudiantes de preparatoria, licencia­tura y posgrado de diferentes unida­des académicas, situadas tanto en esta ciudad, como en Huajuapan de León, Santo Domingo Tehuantepec y Puerto Escondido, reanudarán este lunes las actividades académicas.

En conferencia de prensa, antes de entregar las instalaciones, el dirigente de esta fracción Luis Alberto Hernán­dez Osorio, dijo que la terminación del paro de labores obedeció a los “acuer­dos sanos” asumidos con la Rectoría y el gobierno estatal, para responder a sus reclamos.

Explicó que uno de los principales logros alcanzados fue el compromi­so de la administración central por la transparencia y la rendición de cuentas de los recursos financieros, tanto fede­rales y estatales, asignados a la UABJO.

Profesionales al frente

Además, destacó que otro de los puntos importantes fue la revisión de los perfiles de todos los catedráticos de la Máxima Casa de Estudios y así quie­nes están frente a grupo, cuenten con título y cédula profesional.

“Es que hay de 80 profesores sin preparación, algunos médicos dando clases de derecho penal o ingenieros en computación, dando derecho civil”, señaló.

De este modo, subrayó que la UAB­JO podrá entregar profesionistas pre­parados y éticos a la sociedad oaxa­queña, por ser su principal obligación y compromiso como institución.

Detalló que esta fracción del STAUO también pudo obtener el com­promiso de la institución de autorizar la jubilación de 26 profesores, algunos con hasta 49 años de servicio.

“Si no hay recursos financieros para todos, se ha priorizado internamente que se irán primeramente quienes pre­sentan problemas de salud y después los demás compañeros, por cansancio físico y antigüedad”, asentó.

Aparte de esto, resaltó que la UAB­JO asignó las cargas académicas a 70 de los 80 profesores desplazados de la Fa­cultad de Derecho y Ciencias Sociales.

Mencionó que los casos de los de­más profesores se atenderán en mesas de trabajo específicos en un plazo de 20 días hábiles.

De este modo, el dirigente destacó que esta fracción del STAUO ha otor­gado un voto de confianza al rector Eduardo Bautista Martínez para cami­nar juntos e iniciar una nueva etapa en la Máxima Casa de Estudios, porque de lo contrario, “llegaría el quiebre finan­ciero, académico y administrativo en un corto plazo”.

Amenazan con reiniciar paro

A pesar de que la fracción del STAUO que encabeza Luis Alberto Her­nández, decidió abrir un receso en la huelga para esperar el cumplimiento de los ofrecimientos hechos por parte de rectoría a sus demandas, no descar­tan volver a cerrar los espacios univer­sitarios si las respuestas no llegan.

Durante el proceso de huelga, se descubrió que hay una serie de aviado­res que cobran en la nómina universi­taria, entre ellos también hay políticos, ex funcionarios, funcionarios, magis­trados del Tribunal Electoral Estatal y hasta aspirantes a candidatos en el pro­ceso electoral actual.

Además, en este mismo periodo de huelga se difundieron los resultados de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la que encontró que la UABJO desvió más de 13 millones de pesos al pago de ex directores.

Este órgano de fiscalización revisó los subsidios federales que esta institu­ción estatal recibió durante 2016, y que ascendieron a más de 919 millones de pesos. Durante 2016, 13 millones 7 mil 600 pesos, de los cuales más de 11 mi­llones de pesos fueron recursos federa­les se pagaron a los ex directores.

Sin embargo, el retorno de la tran­quilidad y actividades normales podría no durar mucho tiempo pues hay un nuevo emplazamiento por otro sindi­cato universitario.