Embotelladoras venden garrafones de agua con larvas

Edicion Impresa

EN ESTA CUARESMA, es necesario que la Jurisdicción Sanitaria revise no sólo la venta de pescados y mariscos y puestos callejeros sino también las “purificadoras” de agua

FLORENTINO BOHÓRQUEZ JARQUÍN

TEHUANTEPEC.-

 

Dentro de las acciones que empren­derá la Jurisdicción Sanitaria Número 2, deberá clausurar aquellas embotellado­ras de agua que según llaman “purifica­doras de agua” al vender agua con larvas.

Existen en el municipio de Tehuan­tepec muchas embotelladoras de agua y de todas ninguna es confiable para la población, ya que no cumplen con las normas de higiene que dicta los Servicios de Salud de Oaxaca, son todas de dudosa calidad.

Plantas que al parecer no son revi­sadas por los inspectores de la depen­dencia, o si lo hacen se hacen de la vista gorda, ya que hay garrafones de agua “purificada” que viene sellados, pero el agua viene contaminada con las larvas de mosquitos y que son trasmisores del dengue, paludismo, chincongunya zika.

No es posible que garrafones sellados traigan en su interior esta agua conta­minada, cuando se supone que trabajan con filtros, o los garrafones no son lava­dos correctamente por los trabajadores, porque con esto ponen en riesgo la salud de la población que consume este pro­ducto de dudosa calidad.

Es necesario que la Jurisdicción Sani­taria Número 2 de los Servicio de Salud de Oaxaca periódicamente revise estas plantas, que hagan su trabajo los encar­gados que para eso se les paga, porque rara la vez que se ven revisando no sólo estas plantas, sino también los puestos y negocios de comida en la calle como los puestos callejeros de tacos, entre otros.

Aquí les mostramos fotografías del interior de un garrafón que tiene estos animalitos, que a pesar de haber sido in­formado la embotelladora de lo que con­tenía sus garrafones, no se permitió el tiempo de venir a revisar esos garrafones y aun no cambia ese garrafón con larvas, solamente dijo que checaría la planta y a sus trabajadores, sin embargo lo duda­mos que así haya sido