Explosión en refinería; pánico en Salina Cruz

Edicion Impresa

La empresa paraestatal confirma y admite que hubo siete heridos no graves, sin embargo se habla de al menos tres muertos

 

Alfredo Acevedo Pétriz

Salina Cruz.-

La densa columna de humo y el fuego serpenteante que brillaba en su afán de llegar más alto en el interior de la refinería “Antonio Dovalí Jaime”, se divisó desde varios kilómetros de distancia provocando caos en Salina Cruz y temor en municipios vecinos.

Este miércoles 14 de junio, la refinería de Salina Cruz, una de las mayores de América Latina y la más importante por abastecer todo el Pacífico, se convirtió en noticia mundial al registrarse una explosión en un cuarto de bombas y una subestación en el área de 500 mil.

El lugar donde explotó y sigue el incendio en la refinería “Antonio Dovalí Jaime”,  es conocido como el área de 500 mil, en el lado sur del complejo de Pemex y oriente de Salina Cruz, se le conoce así porque  ahí se ubican 13 tanques de 500,000 (79 millones 500 mil litros cada uno). Todo es petróleo crudo que se envía a la Terminal Marítima para su exportación. Es considerado altamente tóxico y corrosivo.

Precisamente en el “cuarto de bombas y subestación eléctrica” se suscitó, hasta el momento por causa desconocidas una explosión y un voraz incendio que se niega a extinguirse y quizá agonice hasta el anochecer de este jueves 15 de junio.

La cerrazón de Pemex para dar a conocer la magnitud de los accidentes provocó especulaciones en las redes sociales, lo que generó caos y que cientos de familias tuvieran que abandonar sin orden, ni supervisión sus hogares, sin importar si se ubicaban lejos de la conflagración.

Sin reportes oficiales a decir de algunos empleados, una falla en la ignición en “bombas” provocó que el área altamente gasificada por el petróleo vertido en la “laguna de oxidación” al quedar parada la refinería por la inundación de “Calvin” el miércoles durante todo el día, provocó la explosión y el incendio que se ha evidenciado en redes sociales y en varios kilómetros a la redonda.

Las explosiones, llamas enormes y densas columnas de humo impulsaron a residentes cercanos y lejanos a escapar en dirección hacia la Costa, otros a Tehuantepec. Cientos más fueron evacuados ordenadamente por autoridades municipales en coordinación con fuerzas federales.

En la Casa Comunal de Santa Cruz Tagolaba, la presidenta municipal Yesenia Nolasco, albergó al menos a 111 personas de las cuales 59 son adultos y 52 menores. Residentes de las colonias La Soledad, Los Bosques, Francisco I. Madero, Hidalgo Oriente, Boca del Río y La Brecha, asentamientos ubicados cerca de donde ocurrió la explosión.

Las calles y avenidas, el tramo hacia la Costera y Tehuantepec, se convirtió en un gran embotellamiento de automovilistas que intentaban escapar, sin saber a ciencia cierta de qué.

En los albergues del Ayuntamiento de Salina Cruz había confusión, incluso lágrimas de mujeres y niños.

Infantes de Marina y del Ejército realizaron cordones de seguridad para evitar que congestionaran las vías de acceso a la refinería.

Aproximadamente a las 3 de la tarde, cinco horas después de la conflagración el riesgo de explosiones en los tanques de 500 mil había disminuido, lo mismo que la densa columna de humo.

Los daños al medio ambiente son incuantificables, se habla de un ecocidio, dada la naturaleza de la conflagración y la lluvia del petróleo quemado que se esparció y se registró hasta 20 kilómetros a la redonda.
Se habla también de al menos tres muertos, lo único confirmado y admitido por Pemex son siete heridos no graves. Los trabajadores a través de sus redes han afirmado que en el área siniestrada siempre hay trabajadores de guardia que se encargan de manejar las bombas para evitar que el producto se vierta sin control a la laguna de La Ventosa y la Bahía. Personal de contraincendio dio como desaparecidos a Alberto Martín Balderas “El Cocotero” y otro hombre más. Afirman que estaban en el área en el primer camión contraincendio cuando se suscitó una gran explosión.

En redes sociales le exigen a la empresa Petróleos Mexicanos que proporcione información sobre el paradero de sus compañeros desaparecidos el día de ayer en la explosión en la refinería “Antonio Dovalí Jaime” en el municipio de Salina Cruz.

Alberto Martín Balderas Palomares es la persona desaparecida y un joven que por el momento se desconocen sus datos, estas dos personas son parte del personal de Pemex Contra Incendio de la refinería de Salina Cruz.

En el momento de cerrar la edición, a las 22:00 horas aproximadamente, se escucharon dos explosiones más, por lo que las autoridades evacuaron a los vecinos de las colonias cercanas a la refinería.

 

Las llamas enormes y densas columnas de humo impulsaron a residentes cercanos y lejanos a escapar en dirección hacia la Costa, otros a Tehuantepec. Cientos más fueron evacuados ordenadamente por autoridades municipales en coordinación con fuerzas federales