Conviven salinacrucenses con sus fieles difuntos

Edicion Impresa

*El olor a copal, las flores de cempasúchil y cresta de gallo, adornaron las tumbas de los fieles difuntos acompañados de las luces de las velas

 Salina Cruz.-

 Las costumbres y tradiciones que nos heredaron nuestros antepasados permiten que cada año miles de oaxaqueños-istmeños convivan con sus fieles difuntos en sus hogares o en los panteones, aquí en Salina Cruz desde temprana hora, familias enteras estuvieron en el panteón municipal.

El olor a copal, a flor de cempasúchil, cresta de gallo y la luz de las velas, adornaron las tumbas y  anunciaron que los fieles difuntos estaban de visita, en el Día de Muertos una tradición prehispánica que no debe morir.

En esta ciudad, el gobierno municipal que encabeza Rosa Nidia Villalobos González, con antelación realizó trabajos de limpieza y fumigación en el panteón, para que las personas que acudieron a este encuentro con sus difuntos no tuvieran problemas de moscos y maleza.

Cabe mencionar que muchas familias se quedan durante toda la noche en el panteón y se retiran a sus hogares en los primeros rayos del sol, contentos porque estuvieron con quienes no pueden ver físicamente pero sí espiritualmente.

Las flores, el incienso, la comida y música forman parte de esta convivencia con los difuntos, por lo que podemos decir que el panteón no solo es fúnebre, sino que también se vuelve romería, cuando la sociedad lleva a los músicos a tocarle las canciones que el finado o finada les gustaba en vida.

Y es así que entre historias, cuentos, leyendas, anécdotas y calaveritas se pasan las horas disgustando los ricos tamales hechos expresamente para estos días 1 y 2 de noviembre.

Durante este 2 de noviembre se realizó una misa en el descanso municipal en honor a los fieles difuntos que han partido de esta vida terrenal, en donde asistió la autoridad municipal y público en general.

La presidenta municipal Rosa Nidia Villalobos expresó que la administración que ella encabeza, siempre ha estado atenta a los reclamos de la ciudadanía y no podía ser la excepción de mantener siempre limpio este lugar donde reposan los muertos.

“Siempre hemos estado abiertos al diálogo y apoyando en estas acciones de limpieza, fumigación y vigilancia, para que quienes visitaron y visiten a sus deudos, tengan la seguridad necesaria, por eso se colocaron vendedoras de flores, dulces, velas, tamales, frutas y todo lo relacionado al Día de Muertos”, subrayó.

Por aquellos que dejaron de ver nuestros ojos y nosotros los suyos, por aquellos que murieron en la esperanza de un mundo mejor, por aquellos que prometieron ser felices y murieron luchando por conseguirlo, por los que algún día nos reencontraremos y nos daremos un fuerte abrazo para todos ellos una oración de fe, en el día de los fieles difuntos.